Yogayoga terapéutico

Yoga en la salud

hindi-mudra

Cuando el yoga se desarrolló como una disciplina espiritual en la antigua India, es poco probable que sus creadores se hayan imaginado cómo se vería su práctica miles de años después. Intensamente espiritual en su inicio y a lo largo de gran parte de su historia, el yoga se ha convertido en algo con un alcance global e interminables iteraciones, desde las invenciones estrictamente tradicionales a las modernas.

Una (muy) corta historia del yoga

Los historiadores teorizan que el yoga podría tener entre 5.000 y 10.000 años de antigüedad, con las primeras menciones escritas de la palabra «yoga» en textos sagrados conocidos como los Vedas durante el período Védico de la India, que comenzó en 1500 a.C. Quizás la más famosa de las escrituras de yoga es el Bhagavad-Gîtâ, que se cree que se remonta al año 500 a.C.

En el siglo III a.C, el Yoga Sutra de Patanjali ( योगसूत्र ) recopiló varios guiones pasados para crear un camino de 8 ramas hacia la iluminación, comenzando la era «clásica» donde las raíces del yoga se volvieron estructuradas y más fáciles de enseñar y practicar.

Después de esto vino el desarrollo del Tantra y el Hatha Yoga (que hoy podemos reconocer), y hasta principios del siglo XX, el yoga se practicaba casi exclusivamente en Oriente. El crecimiento mundial del yoga comenzó cuando Swami Vivekananda ofreció una presentación sobre el yoga en Chicago en 1893, con la apertura del primer centro de yoga en Hollywood unos 50 años después.

Desde este punto, el yoga se ha integrado completamente en el mundo occidental, y la idea de que la terapia de yoga puede tener un efecto positivo en los resultados de una variedad de problemas de salud ha estado creciendo durante décadas. En la década de 1920, Swami Kuvalayananda introdujo por primera vez la idea de que sería posible medir los cambios físicos y fisiológicos que se producen a través de la práctica del yoga, y desde entonces se ha realizado una gran cantidad de investigaciones científicas sobre el impacto del yoga en el ser humano, desde enfermedades cardíacas hasta psicosis.

Yoga en la salud

La larga lucha contra la enfermedad nos ha llevado a un punto que es completamente único en la historia de la humanidad. Con muy pocas excepciones, ya no necesitamos preocuparnos por los estragos de las enfermedades infecciosas; sabiendo que los programas de inoculación generalizados, la buena higiene pública y las opciones de tratamiento, incluidos los antibióticos y los anti-virales, habitualmente las mantienen a raya.

Este es un fenómeno extraordinario, desarrollado durante cientos de años, y se formó a partir del arduo trabajo de muchas generaciones de científicos y médicos que avanzaron lentamente hacia un futuro mejor. Pero a pesar del hecho de que podemos celebrar que ya no estamos acosados por la plaga, el cólera, la viruela o una serie de enfermedades que amenazan la vida, ha surgido una nueva crisis de salud. Como resultado de nuestras vidas más largas y del cambio generalizado en el estilo de vida, las enfermedades crónicas y no transmisibles serán el mayor desafío para la salud del próximo siglo.

Una dieta de alimentos procesados, cargados de azúcar, un entorno de trabajo que permite poco tiempo para la relajación o la expresión creativa, la falta de ejercicio, la soledad, la presión financiera intensa: todas estas son características de la vida de muchas personas en el mundo moderno, y están teniendo un profundo impacto en su salud. Ya sea por el aumento de la depresión y la ansiedad, o por el hecho de que en actualmente millones de personas mayores de 18 años presentan pre-diabetes, hace evidente que la medicina tradicional está en pleno enfrentamiento con esta crisis de salud moderna.

Aquí es donde el yoga puede tener un impacto positivo. Cuidar la salud de las personas es un esfuerzo muy costoso, con cantidades significativas del PIB de un país a menudo dedicadas a este único objetivo. El yoga es una forma económica de ayudar a las personas a controlar los síntomas de la enfermedad y también para detener el desarrollo de la enfermedad en primer lugar, y se puede practicar a cualquier edad y en todas las etapas de la salud.

El yoga es accesible, mejora el bienestar y aquellos que practican yoga regularmente tienen menos probabilidades de presentar problemas crónicos de salud mental y física. También se asocia con otros hábitos de estilo de vida positivos, lo que sugiere que cuando se alienta a las personas a cuidar su salud mediante el yoga, comienzan a tomar decisiones más saludables en otras áreas de su vida. Los problemas persistentes, como el dolor lumbar y el insomnio, pueden aliviarse con la implementación de un régimen de terapia de yoga y, a medida que mejora el bienestar general, también lo hace mejorando la calidad de vida de las personas.

La salud a menudo está determinada por una gama compleja de factores sociales, económicos y ambientales, y la naturaleza persistente de la enfermedad a largo plazo, así como las presiones modernas, pueden hacer que las personas se sientan completamente abrumadas. El yoga puede empoderar y liberar al individuo.

«El Yoga te ayuda a curar lo que puede ser curado y te ayuda a soportar lo que no se puede curar».

Prasanthi

HARI OM TAT SAT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.